05 Abril 2022

Historia de la cueva de Valporquero por Sil de Perlas

Cueva de Valporquero por Sil de Perlas

Antecedentes

Un lejano 10 de Agosto de 1967, 2 jóvenes madrileños, Tiago y Charly, que pasaban buena parte de los veranos acampados en Vegacervera, descubren la pequeña boca que da acceso a la Sima de las Perlas, hoy en día más ensanchada y conocida como el Sil de Perlas. Pertenecían por aquel entonces al G.E.S.I.

No será hasta 3 años después, en 1970, con más recursos y una gran expedición anunciada a la diputación de León, en colaboración con el G.E Telefónica, el G.E. de Matallana, biólogos, catedráticos, miembros del Comité Nacional de Espeleología, y un amplio espectro del mundo de la espeleología, cuando ponen rumbo desde Madrid a Vegacervera para intentar la conexión del Sil de Perlas con el Curso de Aguas de Valporquero. Muy buenas noticias para el espeleobarranquismo en Valporquero.

Estaban convencidos dada la situación de dicha sima, situada por encima del río interno de la cueva, y por el fuerte resoplar de aire en la boca de entrada de la Sima de Perlas. Sospechaban así que conectarían con otras bocas de entrada o salida, como sucedía con la M al llegar a la Covona, donde resoplaba el aire siempre en una o en otra dirección dependiendo de la diferencia de temperatura y de presión del aire interno y externo.

Otras invitaciones

También invitaron a participar en la expedición y exploración a los Grupos Espeleológicos Leoneses de Peñalva y de la OJE, que durante esos 3 años se habían negado a participar y/o ayudar a Tiago y a Charly. El resultado fue que el día anterior a la llegada de esta expedición a Valporquero, el grupo de la OJE se adelantó por la sima, conectando de esta manera tan impropia y por primera vez, esta entrada de la Sima de Perlas con el Curso de Aguas de Valporquero.

La expedición de Tiago y Charly continuó como si nada hubiera sucedido, realizando exploraciones y trabajos importantes y fue todo un éxito, como no podía ser de otra manera. Hubo un importante estudio biológico y geológico, tanto de la cueva como del entorno, que ayudó a comprender y mejorar el entendimiento de aquellos secretos que durante tanto tiempo se habían salvaguardado.

20220405 201611 235x300

La Sima o Sil de Perlas

La boca, artificialmente agrandada, conduce a los pocos metros a una fuerte rampa de 19 m, casi vertical al principio, que es posible descender sin utilizar material. Esta rampa finaliza en la cabecera de un pozo.

La galería de pequeñas dimensiones, se dispara en todas direcciones una vez comenzamos el descenso de este pozo que tras 25 metros de aéreo, nos deposita en la parte alta de la Gran Sala. Sala de 56 metros de larga por 25 de ancha y otros tantos de alta, cubierta de hermosas formaciones y con un suelo de colada que desciende hasta la cota -58 metros, punto más bajo de la Sala.

Aquí hay abundancia de bloques, algunos de gran tamaño, que constituyeron la principal obsesión de los primeros exploradores por intentar buscar entre ellos la posible continuación. A la izquierda en lo más alto de la sala, se encuentra el bello gour de Los Reflejos, de 3 metros de ancho por 2 de fondo.

Si tuviéramos que destacar algo de esta Gran Sala sin duda seria la gigantesca formación de 5 metros de altura, por su parte más baja, horadada en forma de media luna y que constituye el primer punto en que se toca pared al descender el pozo.

Tres son las posibilidades que se nos ofrecen para abandonar la sala:

Primera posibilidad

La primera es un pozo cilíndrico de unos 5 metros de diámetro y 17 m. de profundidad situado a escasos metros de la mencionada formación. Presenta en su fondo una pequeña sala de la que parte una galería que va estrechándose paulatinamente.

Segunda posibilidad

La segunda es una galería situada a 6 metros sobre el punto más bajo de la Gran Sala y en el extremo del eje mayor opuesto a aquel que nos queda más cercano al descender el pozo. Esta galería conduce a los pocos metros a una pequeña sala donde finaliza.

Tercera posibilidad

La tercera y definitiva posibilidad, la que nos permitirá acceder al curso de aguas, la alcanzamos bordeando por abajo la gigantesca formación a la que nos hemos referido antes y superando el Paso de las Cuchillas, pequeña subida por una zona con acanaladuras similares a las de los lapiaces del exterior. De esta forma llegaremos a una galería de 3 metros de ancho y 5 metros de alta que nos aleja de la Gran Sala.

Un pequeño pozo ciego de 8 metros, que se deja a un lado, y una gatera que la separa de la Sala del Lago de Los Vellones son los únicos puntos dignos de remarcar en esta Galería de Unión.

A la Sala del Lago de los Vellones se accede por la gatera anteriormente mencionada después de un destrepe por una colada prácticamente vertical de unos 4 metros. En la parte izquierda de la sala, justo en el punto en que finaliza el destrepe de la colada se encuentra el increíble agujero boca del siguiente pozo, conocida como Sima de la Conexión. Ésta es la única posibilidad de continuación de dicha sala ya que el lago se vuelve impenetrable debido a la maraña de formaciones que cierran el paso a través de las cuales no se ve ninguna posibilidad de seguir.

Esta sala del Lago de los Vellones, dispone de una cornisa a unos 3 metros de altura del lago, que rodea prácticamente toda la sala menos el final, como si fuera una acera de aproximadamente 1 metro de ancho por la que podemos andar. Es el antiguo nivel donde llegaba el lago, hoy día imposible debido a la apertura de la Sima de la Conexión al lado izquierdo, por donde gotea y escurre el agua.

Paso del Reloj, el más estrecho del recorrido

En este estrecho agujero de la Sima de la Conexión, conocido como el Paso del Reloj, hoy más ancho que antaño, se recomienda colgar el descendedor de la baga de fraccionar larga. Da acceso a un pozo de 28 metros que a -7 y -16 metros presenta sendas galerías de escaso recorrido.

Desde el fondo de este pozo, un forzado destrepe de 4,5 metros nos coloca en la parte superior de la galería del curso de aguas de Valporquero. A partir de este punto y hasta que 56 metros más abajo paremos en el agua, un apreciable goteo, que puede llegar a ser muy fuerte e incluso formar un arroyuelo, nos va a acompañar.

Este último pozo está cubierto de abundantes coladas parietales que en algún caso llegan a obstruir parcialmente la galería debido a lo cual el descenso se hace en dos cómodos tramos bien diferenciados de 25 y 31 metros respectivamente. Así, tras descender un total de 110 metros por Sil de Perlas, llegamos al curso de aguas de Valporquero, encontrándonos en un punto cercano y anterior a la sala de la Mesa Redonda o La Prensa.

Para adentrarte en esta fascinante aventura, puedes contratar con Pormaventura dicha actividad:

cueva de valporquero sil de perlas 2

cueva de valporquero sil de perlas 3

cueva de valporquero sil de perlas 4

cueva de valporquero sil de perlas 5

cueva de valporquero sil de perlas 6

cueva de valporquero sil de perlas


© Pormaventura. Todos los derechos reservados.
Web desarrollada por Visuair

Optimización SEO y posicionamiento web:

Creo tu página web en León · Diseño web en Boñar