Expedición Río Marañón 2021 Parte 1

Desde Pormaventura sentimos y agradecemos el honor y el privilegio de haber formado parte de esta gran aventura, en la que no nos olvidamos de cada una de las personas que la conformaron y aquellas otras que lo hicieron posible.

En esta expedición, 10 españoles recorrerán por primera vez uno de los cañones más profundos de América del Sur, formado por el río Marañón, al norte del Glorioso Perú. Es uno de los principales afluentes del Amazonas junto con el río Negro. Su trayecto será de 250 kms a realizar en 9 días.  Comenzarán en zona desértica, atravesando imponentes cañones y rápidos, para penetrar, al final del viaje, en la profunda selva peruana.

Ya de por sí, el nombre expedición implica una serie de esfuerzos, solo contrarestados por la ilusión, para que ésta salga adelante. Después, una vez llevada a cabo, la expedición implicará otra serie de responsabilidades y esfuerzos que se verán gratamente recompensados. Pero vayamos por partes.

La odisea de reunirse todos no es fácil. Son 13 contando con 3 locales. Fredy, percursor de ésta expedición y nexo de unión de todos, viaja un par de días antes con Manu y Jesús hasta Lima. Allí quedan retenidos los 2 kayaks que traen desde España y se pierde el equipaje de Jesús. Comienza la aventura. Tras aquellos primeros incidentes, les aguardaban 24 horas de autobús para atravesar Perú de Sur a Norte.

No hay problema, Luigi y Verá, inmejorables anfitriones de Marañón Experience, les reciben en Cocachimba, pequeña población a 1800 metros de altitud con panorámicas a la famosa cascada de Gocta, de 771 metros de altura. Ellos les proporcionarán el material necesario. Allí reman el poderoso Utcubamba esperando la llegada del resto. 

Cascada Gocta

El 22 de Octubre viaja el Comando NO de España, compuesto por el gallego Carliños, el asturiano Sergio y los leoneses Carlos y Álvaro. En el aeropuerto se reúnen con el extremeño Luigi primo de Fredy, la checa Pavlina y el italiano Cristhian. Una vez en Lima hacen escala hacia la ciudad de Jaén, departamento de Cajamarca.

Tras un largo viaje esquivando motocarros en una van, donde encajan todo el equipaje y el kayak de Cristhian, llegan a Cocachimba, deparamento de Amazonas, y se reúnen con el resto del grupo.

Cargando material en el Pick Up

Comienza la cuenta atrás, en 2 días marchan al Marañón. Terminan de concocerse todos y reciben a Julito, su gran Trip Leader venido desde Quzco. Cambian euros y dólares por soles, hacen compras en Pedro Ruiz y ultiman preparativos.

La última noche, Luigi y Vera montan un proyector en el bar donde cenan y les muestran el reportaje «EL RUGIR DEL MARAÑÓN». En él se reflejan las realidades que viven las comunidades nativas a orillas del Marañón, que conocerán más adelante, en lucha contra la construcción de varias presas que se llevan proyectando desde el 2007 por el gobierno central, que les llevaria a su fin de llevarse a cabo.

A la mañana siguiente les recoge un bus en el hostal donde se hospedan. Norma, la propietaria del hostal, es una dura negociante y pelean con ella para dejar las cuentas claras y arregladas para su regreso.

Emprenden el viaje cómodamente, ya que el bus es amplio y solo para ellos. Delante avanza el trailer de Luigi, compuesto por la Pickup y su remolque con todo el material. Les esperan 7 horas de largo viaje para 185 km de trayecto, donde hacen varias paradas para almorzar, comprar fruta y hojas de coca para mascar.  Remontan el valle del Utcubamba (valle de algodón) hasta el alto del puerto Calla Calla, a 3.600 m de altitud. El descenso hasta Balsas, su destino, situado a 854 m,  es vertiginoso y espectacular. 

Allí comen y se van derechos al primer camp. Tienen mucho trabajo por delante: descargar todo el material, preparar los botes, la carpa, las tiendas, la cena… Lo primero que les llama la atención son las luciérnagas voladoras repartidas por toda la ribera, así como el calor excesivo, estaban rodeados de cactus y pequeñas plantas desérticas.

Camp 1

Todo listo y ya cenados, se reúnen frente a la hoguera. El Trip Leader empieza a organizarlos por grupos para las tareas del día siguiente. Unos serán los encargados de la comida, otros del fregado, otros del filtrado de agua y los últimos los encargados de la hoguera y del retrete. El único requisito obligatorio es montar el trono con las mejores vistas de cada camp.

Se levantan con el amanecer y con el sonido atronador de las cigarras, como si fueran aviones despegando, que les acompañará durante todo el viaje, así como los mosquitos. Desayunan y comienzan a desmantelar el camp, así como a cargar y encinchar los coolers en los botes, que no se volverán a sacar de las balsas hasta el último día. Montar y desmontar el camp lleva entre 2 y 3 horas cada vez.

Comienza la navegación. Por más que les avisan del buen clima y de la tempertura del agua por encima de los 18º, pecan de ropa. Toca improvisar descartando chubasqueros y ropa técnica. Parecen la kinkillada improvisando con cualquier trapo.

Continuará…


© Pormaventura. Todos los derechos reservados.
Web desarrollada por Visuair.

×

¡Hola!

Elige uno de nuestros responsables para chatear por Whatsapp o escribe a info@pormaventura.com

× ¿Puedo ayudarte?