Raquetas de nieve

Antiguamente, las raquetas eran de madera y piel, y ahora se han sustituido por materiales sintéticos, que son más ligeros y ofrecen mayor resistencia.

Este diseño provoca que las piernas queden más separadas de lo que quedarían si camináramos solamente con zapatos, por lo que se necesita un corto período de adaptación. Gracias a estas raquetas, se puede andar con relativa facilidad y descubrir paisajes y lugares que de otro modo serían inalcanzables.

Las raquetas de nieve no son el medio adecuado para las ascensiones de alta montaña ni recorridos con abundantes cambios de suelo, puesto que no están pensadas para recorrer grandes desniveles ni suelos duros.

Los itinerarios para pasear con las raquetas deberán ser llanos, nevados y fáciles de recorrer. Es decir: bosques nevados, profundos valles, caminos o pistas forestales, etc.

En cuanto a las recomendaciones, las raquetas de nieve no suponen ningún riesgo en particular, puesto que se trata de caminar. Sin embargo, hay que seguir las recomendaciones propias de cualquier actividad de montaña.

Consulta nuestras ofertas de raquetas de nieve en león.